domingo, 20 de octubre de 2013

Epew (Cuento Mapuche)










Güru egu züllo.

Kiñe züllo ülkatumerkekey rayen alfiza mew.
Fei, kiñe gürü rupalu fei püle allkütunierkeyu
-Mari mari papay- pirkey chi guru –
-Mari mari chaw- pieyu chi züllo

-Müna küme ülkatuimi  - pifi chi gürü -
¿Chumgechi inche ka femgechi ükatuafun?-
Fey chi zülo youzuguy : Mari mari chaw, chaltu may tami pifiel
Inch ta niefun kiñe lawen, welu müley tami kuyial
¿Chem niefuimi kuyial? – Ramtuy chi züllo, zew kimniefilu
ni kuyikenon.
-Papay, eimi elufieli fei chi lawen inche eluayu tañi cachü makuñ,
Inche ta rume ülmengen, txiniwkiawken re plata mew – piekey chi guru

Fey lawentugerkey chi guru. Ñizifmegerkey ñi wun, 
welu pütxülu am ñi füta wun komantürkey chi züllo.
-Fey wüla - pirkey chi züllo zewmalu - ülkatuge!
Fey chi gürü ülkatui. Müna küme ülkaturkey chi guru,
epe züllo reke ülkaturkey, welu kuyige pigelu piwetulay
-¿Kuyian pipen ama? – pituy- güyitun tati.
Fey ülkatulen amutukey.

Welu kiñe antu, umawtumekelu chi gürü
Ta chi zillo wirartukulelfi pilun mew,
Fey chi gürü txupeflu am, wirarpürami,
Fei wilchafi ñi wun.

Fey chi gürü rume ilkurkey
Inafi chi züllo lagümafilu
Fey ta chi ta chi züllo zew epe nüniegelu
Koni kiñe lolo mew, fey entuwi kom ñi pichuñ
Pilokületuy. 
Femgechi kom trawülkünufi kuzulechi züllo reke.

Fey lefkülen konükey chi gürü lolo mew.
Pefi chi pichuñ fey ta lef konfufi. Kom irkefi chi pichuñ,
welu pepi rulmelafi,
fey wirari, welu tripalay ñi wirar,
“wak wak” piautukey.
Femechi montuy chi züllo

Feimu piam chi guru “wak wak” piawkerkey,
petu mürilekalu am pichuñ mew.

La perdiz y el Zorro.

Una Perdiz estaba cantando entre las flores de las arvejas.
Entonces, un zorro que pasaba por allí se quedo escuchándola
- Buenos días papay – dijo el zorro –
- Buenos días chaw- dijo la perdiz
Que hermoso canta – dijo el zorro -
¿Cómo yo pudiera cantar igual? -
La perdiz respondió: Yo tengo un remedio, pero tendrías que pagar.
¿Qué tienes para pagar? – agregó la perdiz, que ya conocía la fama
de mal pagador del zorro.
-Si tu me das ese remedio te daré mi manta gris,
yo soy muy rico, ando resonando de pura plata- dijo el zorro.

Entonces le hicieron el remedio al zorro. Le cosieron el hocico, 
pero como su hocico era tan grande la perdiz demoró todo un día.
- Listo – dijo la perdiz cuando terminó – Canta ahora!
Y el zorro canto. Tan lindo cantó el zorro,
casi igual que la perdiz, pero cuando llego la hora de pagar no quiso
- ¿Te dije que te pagaría? – replicó –no recuerdo eso.
Y así se fue cantando.

 Pero un día mientras el zorro dormía
La perdiz le gritó muy fuerte al oído
Y al zorro al asustarse lanzo un gran grito
Y se le descosió el hocico.

 Entonces el zorro se enfadó
Persiguió a la perdiz para matarla
y la perdiz al verse acorralada
entro a una cueva y allí se sacó todas las plumas
Y quedo desnuda.
Luego juntó todas las plumas y las dejó en forma de una perdiz acostada

Entonces  entró corriendo el zorro a la cueva,
vio las plumas y se abalanzó. Se comió todas las plumas
pero no pudo tragarlas completamente, 
y gritó, pero no le salía el grito,
solo decía “wak wak”.
Y así se salvó la Perdiz.

Dicen que por eso el zorro aun grita “wak wak”,
porque aun esta atorado con las plumas.